The Batman:

La primera crítica que como fan del Hombre Murcielago le hago a esta serie es el diseño de los personajes, obra del equipo creador de Las aventuras de Jackie Chan, en cabeza de Jeff Matsuda, diseñador de personajes, y el productor y escritor Duane Capizzi, aunque en todas las temporadas participa gente que estuvo en el mismo equipo creativo.

El estilo de Matsuda es el de estilizar la figura, hasta hacerla muy básica y, a medida que avanzan las temporadas, esto juega en contra de la expresividad de los personajes, siendo casi caricaturescos.

Este tipo de animación y de dibujo podía funcionar en una serie como la de Jackie, quizás debido al caracter cómico del personaje, pero no acaba de cuajar en Batman. Aunque en las escenas de acción logran mucho dinamismo y flexibilidad, debemos recordar que uno de los atractivos de Batman es el aura intensa del personaje, que se debe notar incluso cuando no se está moviendo y en esta serie pierde bastante en ese aspecto.

Personajes clásicos como El Pinguino sobreviven al rediseño, no así El Acertijo, el cual no obstante gana al ser presentado como un experto en informática y comunicaciones, ni Gatúbela con esas enormes orejas, y el que lleva la peor parte es el Guasón: en lugar de un payaso refinado en su crueldad, tenemos a un bufón de corte, de aspecto totalmente desaliñado, con surikens en forma de barajas y un estilo de pelea peculiar que no tiene nada que ver con el personaje, el estilo de pelea del Pinguino se justifica por sus años en Oriente, el de Gatúbela por su afinidad con felinos, pero este Guasón hace que los enfrentamientos con Batman sean más físicos lo que difiere mucho de mi versión ideal del personaje.

Los personajes nuevos, tanto villanos como aliados, me parece que no aportan demasiado al Batiuniverso, y en eso no contribuyen los guiones simplistas en los que Batman se enfrenta a un villano por capítulo, sin mayor continuidad ni profundización en la psicología o motivación de los personajes.

Y en este punto, creo que también falla  la serie: el telos, el propósito del héroe queda desdibujado en un chico rico que crea vistosos aparatos para detener a los golpes a villanos sin trascendencia.

 

Sin embargo, la serie logra su cometido de entretener a los fans. Lo que sucede es que después de Batman, la serie animada, de Bruce Timm y Paul Dinni, serie que mostraba a un Batman más clásico, más detectivesco, esta nueva representación del Hombre Murciélago no logra crear la nostalgia que producía levantarse muy temprano, para ver  por Warner Chanell dos capítulos seguidos de Batman y Batman del Futuro.