Ha fallecido Chuck Berry.

Si el rocanrol se midiera por generaciones, Chuck sería como el abuelo descarriado que se niega a rendirse a los impulsos sexuales de su guitarra.

 

Johnny B Goode fue la primera canción de rocanrol que marcó mi vida, por aquella memorable escena de Regreso al futuro en la que Marty McFly toca en el baile, aunque tardé varios años más en entender el chiste del primo.

Siguiendo con el cine, en los noventa Tarantino nos reventaría las retinas y los tímpanos con aquel cadencioso baile de Mia y Vincent, al ritmo de You never can tell.

En el apartado musical, Jhon Lennon nunca ocultó su gusto por Berry, los Beatles versionaron Rock n roll music y Roll Over Beethoven, y ya en su andanza en solitario, tocó el Johnny B Goode junto a Berry, con un alucinante tambor de Yoko en segundo plano (???!!!).

Judas Priest realizaron una versión heavy del tema, e incluso Andrés Calamaro tiene una versión en español en su Vivo en Ayacucho.

 

Pero si hay algo que convertirá en inmortal esta canción, es el hecho de que, a pedido de Carl Sagan,  fuese incluida en el disco de la sonda Voyager con sonidos de la Tierra, así que a estas alturas, no es de extrañar que en algún lugar del universo, haya un marciano bailando al ritmo de Johnny B Goode.