The arrival 2016:

Toda la película gira en torno al personaje de Amy Adams, cuya actuación es discreta sin resultar fría. Una profesora universitaria, aislada emocionalmente debido a la muerte de su hija, se convierte en el único vínculo entre la humanidad y una raza de extraterrestres heptapodos, cuya concepción circular del lenguaje les permite extrapolar el tiempo. Esta cualidad borgiana de la trama pudo haber sido mejor aprovechada, pero tanto guionista como director son incapaces de mostrar un relato circular ni los cambios que dicha percepción del tiempo tendría en un ser humano, contentándose con una película de bajo suspenso y final predecible.

Lord of Illusions (1995) Clive Baker podrá ser un buen narrador de historias escritas, no lo sé, no he leído nada de él, pero como cineasta se pierde en sus propias ideas, filmando un western diabólico enredado, con una jovencísima Famke Janssen como damisela en peligro que debe ser rescatada.

Sword master 2016 Un excelente film de artes marciales y fantasía, narra el enfrentamiento entre dos maestros espadachines que, en busca de la perfección de su arte, dejaron de lado su realización personal y se enfrascan en un viaje de redención, del que sólo uno ha de volver. El guión es interesante, la fotografía impresionante como cabe esperar de una película oriental, las interpretaciones son creíbles y los duelos, aunque fantásticos, desbordan adrenalina.


20 Million Miles to Earth (1957) De todas las películas del maestro Ray Harryhausen que he visto hasta ahora, esta me parece la más floja; si bien el trabajo de animación es excelente, como siempre, la narración sobre la que se estructura me parece débil y a ratos aburrida: una nave espacial trae desde Venus a una criatura que, en el ambiente de la Tierra, se convierte en un enorme monstruo reptil que, por supuesto, debe ser destruido. Mitad saurio, mitad coloso, el enorme animal es abatido en el Coliseo Romano, elementos típicos en la mitología de Harryhausen. Pero fuera del monstruo, la dirección es bastante plana, las actuaciones mediocres y la película no pasa de ser una más de serie B clásica.


Get out 2017: Esta película aprovecha la inseguridad racial de la sociedad estadounidense para establecer una base para una historia peculiar y retorcida. Una vuelta de tuerca a la trama del slasher dentro de una enorme casa, creo que Get out y You´re next son cintas renovadoras dentro de este subgenero, aunque la primera se centra menos en lo gore y lo espectacular en la parte de supervivencia del personaje central y la destrucción de los antagonistas.

Graveyard shift.1990 Que el material de origen de una película provenga de un escritor reconocido, no es garantía de calidad; esta verdad evidente la hemos aprendido a las malas con el traslado de la obra de Stephen King a imagenes en movimiento, sea cine o televisión.Y creo que se debe al tiempo y la intensidad que King dedica a crear ambientes y construir sus personajes, detalle que hasta ahora ninguna de sus adaptaciones cinematográficas ha logrado, exceptuando quizás las miniseries, como It o The shining.En esta Graveyard shift el monstruo de turno no es demasiado espectacular, pero sí el ambiente en que se esconde: un cementerio, situado justo encima de una mina abandonada, al lado de una hilandería, donde un ser enorme lleva mucho tiempo alimentándose de seres humanos, a juzgar por la cantida de huesos que hay en su guarida.Los personajes no descuellan y las actuaciones no ayudan, otra oportunidad perdida para ver la obra del Rey traducida en cine.


Angeles con caras sucias: Me atreví con Angeles de caras sucias por Humphrey Bogart, un actor al que profeso admiración, pero me llevé una grata sorpresa al comprobar el trabajo interpretativo de James Cagney, quien se roba toda la película, dejando a Bogart con un secundario discreto.

Cagney encarna al pícaro que bien puede ser un gran amigo, un amante dedicado, pero también un hombre duro que conoce las calles y que no se arredra ante nada en la jungla de cemento. Queda un tono de moralina en el hecho de que se excuse a Rocky Sullivan, el personaje de Cagney, presentandolo como un producto d euna sociedad decadente, y que al final decida ponerse de ejemplo para que otros chicos del barrio no sigan su misma senda.

Aún así, esta moraleja no le quita vigor a la película, construida a base un guión que no descansa, permitiendo en pocos trazos acercar al espectador a las vivencias de un barrio de clase baja en una gran ciudad, y personajes muy bien delineados como los interpretados por Ann Sheridan y Pat O´Brien.

La dirección de Michael Curtiz es la de un hombre que guía con mano firme pero invisible a unos actores que conocen su trabajo, un artesano que construye historias profundas, de las que perduran, como ya había descubierto en ese clásico inmenso que es Casablanca.

Capitan america 1990: Nada que decir, la peor adaptación de un héroe Marvel que se haya hecho, no sólo en los noventa, sino en toda la historia de las películas de superhéroes.

Boogie nights: Una comedia que empieza muy bien, mostrando el ambiente de la industria porno de los 70s, con la leyenda de John Holmes flotando alrededor de un  Mark Wahlberg con una interpretación insípida, y películas como Garganta Profunda como referente de lo que fue el cine para adultos de ese entonces. Mejor desempeño actoral tienen secundarios como Burt Reynolds, Philip Seymour Hoffman, el siempre efectivo William H. Macy y un alucinado Alfred Molina. Sin embargo, la historia se pierde en una serie de gags sin mucha gracia, hasta un final "feliz" donde explican el chiste, la escena del desnudo del personaje  Dirk Diggler (Wahlberg) era totalmente innecesaria, pues toda la película giraba en torno a las medidas anatómicas del protagonista.


 

The cell 2000 No puedo decidir si esta película es un excelente film que recopila toda la imaginería de comienzos de siglo, desde los videos de Floria Sigismondi, hasta los montajes artísticos de Damien Hirst, o una de las peores actuaciones de Jennifer López.

El guión es lo de menos, bastante convencional, utilizar la tecnología para adentrarse en la mente de un asesino serial para salvar la vida de su última víctima.

Aquí lo imponente es la puesta en escena y la fotografía, entre lo surreal y lo frenético prostmoderno, con enfásis en esas imágenes drogo-quirúrgicas y de fetiches tecnológicos tan caras al videoclip de esos años.

La historia cede a la tentación del interés romántico entre sus protagonistas y el final feliz.

Pero lo más relevante es el inmenso perfomance del gran Vincent D’Onofrio, de quien el director sabe aprovechar su gestualidad y buen hacer para retratar un personaje escalofriante. 

Runaway 1984: De acuerdo a las películas basadas en sus libros que he visto, Michael Crichton me parece un escritor de best sellers  muy convencional, opinión que comparto acerca de la única novela suya que he leído The Andromeda Strain. Al igual que sus películas, a juzgar por Runaway, entretenida pero intrascendente. Más allá de lo anecdótico, como  que el villano sea un acartonado Gene Simmons y el protagonista Tom "Bigotes" Selleck, además de la aparición de Kirstie Alley en todo su esplendor ochentero. Aparte el guión bastante endeble, y los robots sin alma y de diseño tosco que hacen pensar en los robots caricaturescos de Futurama, la película se desarrolla como un juego de policías y ladrones sin demasiado suspenso, pero por supuesto con final feliz.


The Sorcerer And The White Snake 2011: Una de las películas más aburridas de Jet Li que haya visto, una comedia de enredos con transfondo fantástico, con efectos especiales deficientes y una historia para olvidar.


Brainstorm 1983 Demasiado acostumbrado a ver a Christopher Walken como hampón, mafioso o antagonista, la interpretación que hace de científico irascible en esta película no me acaba de gustar. Grato volver a ver a Louise Fletcher, la infame enfermera Ratched de One Flew Over the Cuckoo’s Nest. Lo más impresionante de esta película son sus efectos especiales. Douglas Trumbull es un excelente creador de efectos, pero como director se pierde en la pelicula. La posibilidad de acceder a la conciencia humana, e incluso más allá, a través de la tecnología resulta interesante como temática para la ciencia ficción, pero este guión no explora el tema a profundidad, resultando una película que pudo haber sido mejor, aunque sin resultar mala, imagino que hay quién la considera una película de culto.


Kong Skull island: mejores efectos especiales, no significan mejor calidad en una película; si el King Kong de Peter Jackson pecaba de revisionista, esta nueva versión pretende dar inicio a una franquicia, pero lo único que obtiene es una película de monstruos gigantes persiguiéndose entre ellos y personajes humanos planos y sin interés. Las "actuaciónes" de  Tom Hiddleston, inexpresivo, incómodo de ver, y de Samuel L Jackson, repetitivo, poco creíble, no ayudan a que esta película sea digerible para los que vimos las anteriores encarnaciones del Rey Kong.

Fear city 1984: En Fear city, Abel Ferrara se ensaña una vez más en su misoginia y el sentimiento de culpabilidad tan propio del catolicismo, que ya había visto en Angel of Vengeance y Bad Lieutenant. Ferrara se empeña en demostrar que los hombres sólo pueden comunicarse con las mujeres a través de la violencia, ya sea el experto en artes marciales que ve en las bailarinas strippers a sus víctimas, o al exboxeador  ahora convertido en representante de strippers Matt Rossi. Ambos buscan una salida a sus laberintos personales, en la comunión de la violencia, en un enfrentamiento que los purifique o los destruya.La ciudad es un personaje más en esta cinta, la Nueva York oscura y de callejones sucios que ya había visto en la cinematografía de Ferrara, un personaje principal junto a un inmenso Tom Berenger, acompañado del impecable Billy Dee "Bigotes" Williams (el mismísmo Lando de Star Wars) y Jack Scalia, un actor que me acompañó en mi adolescencia televisiva en las series Pointman y Tequila y Bonetti.

Mojin The Lost Legend.2015. Los increíbles escenarios, supongo que generados por CGI, en los que se desarrolla la acción , no bastaron para dar consistencia a una película que busca ser un blockbuster oriental, pero cuenta con un guión predecible y unos personajes acartonados.


Cult of Chucky: una película innecesaria y prescindible, que sólo busca lucrar con una franquicia en franca decadencia desde hace muchos años, y que no le aporta nada a dicho culto, porque ni siquiera las escenas gore causan emoción alguna, ya que es más de lo mismo, efectos que hemos visto mil veces antes en películas de este tipo.


X-Men First class:Creo que el error más grande que han cometido los productores de las nueva franquicia de los Hombres X, es querer hacer de Jennifer Lawrence el centro de esta encarnación de los mutantes dirigidos por Charles Xavier.

Para las nuevas generaciones, acostumbrados a ver a Lawrence en franquicias como los Juegos del Hambre, la aparición de esta chica como heroína puede ser indiscutible, pero para los que crecimos con X-Men la serie animada, y  vimos ansiosos la primera trilogía de los Hombres X, Mística sigue siendo y siempre lo será una de las villanas más carismáticas de todo el universo mutante, una femme fatal que no se cuestiona la moral de sus acciones mientras le permitan sobrevivir en un mundo más cambiante que ella.

Hasta ahora, Lawrence no ha sabido encarnar a esa Mística luchadora e impredecible, no sé si por limitaciones del guión o por incapacidad de la actriz de vestirse con la piel morada de la metamorfa.

Además de las poses de divos de  James McAvoy y Michael Fassbender no consiguen la química de los Xavier y Lehnserr anteriores, mientras que otros personajes del universo mutante apenas son repasados por encima, caso de Emma Frost.

El villano de turno, interpretado por un cansado Kevin Bacon, no logra ninguna conección emocional con el espectador, algo parecido a lo que me ocurrió cuando empecé a verma la serie The Following.

En cuanto al guión, se nota demasiado armado, las costuras chirrian y es una lástima que los guionistas o no puedan utilizar el material original, por ser propiedad de Disney, o les de pereza leer tantos cómics y prefieran idear una historia que da vueltas en lo mismo de siempre: crear historias con personajes simplones y finales abiertos para continuar la franquicia sin perder espectadores.

Die monster die Recuerdo que una vez siendo niño, empecé a ver esta película en el inolvidable Clásicos del terror, presentado por Hernán Castrillón Restrepo, y no la finalicé, no recuerdo si por sueño o aburrimiento.Y es que esta película, salvo la aparición de Boris Karloff no ofrece gran cosa, las motivaciones de los personajes no son profundas, las interpretaciones menos, los monstruos no causan más espanto que cientos de monstruos que hayamos visto antes en películas y ni siquiera la ambientación logra crear suspenso.

Okja 2017: El gran éxito de Netflix en sus series originales, no se vió reflejado en Okja, una película que busca tratar temas como la alimentación y la manipulación genética, pero se queda a mitad de camino entre comedia familiar y película con mensaje. Lo mejor,las interpretaciones de Ahn Seo-hyun y Paul Dano.

La gran muralla: No pensaba ver esta película protagonizada por Matt Damon, pero al leer que el director era Zhang Yimou, me apresuré a revisarla, quedando estupefacto. ¿Cómo puede hacer una película tan mala, alguien que facturó cintas impresionantes como Héroe, La casa de las dagas voladoras y La maldición de la flor dorada en los dos mil? Parece que al querer confeccionar blockbusters hollywoodenses, Yimou olvidó todo lo que había aprendido anteriormente y se dió en la cara con una de las películas más malas del año.

Las guillotinas 2012  Del director Andrew Law. Las Guillotinas son un grupo de asesinos al servicio del Emperador quienes, una vez pacificado el reino, deben ser borrados de la historia. Como película de acción funciona perfecto, entretiene con secuencias dinámicas y coreografías bien realizadas. La fotografía, pulcra y profesional. Buena escenografía, creando ambientes constrastantes entre los dos grupos sociales que combaten, la clase dominante representada por el palacio del emperador por un lado, y una especie de chabola comunal donde se alojan los excluidos y leprosos. El guión es sólido y llevado a cabo con suficiencia. Es en las actuaciones donde creo que más cojea esta película, sin embargo las coreografías y el diseño de las armas salvan la película.

Vremya Pervyh (The Spacewalk) (2017) : la historia de los dos primeros cosmonautas rusos en hacer caminata espacial. Emotiva y divertida. Una película dirigida con pulso firme, nunca se pierde el interés, ni siquiera en los momentos cómicos, y la peripecia de los personajes mantiene en vilo al espectador a pesar de la extensión de la cinta.


Horror Stories III.2016 Una película coreana que se divide en cuatro historias de terror, empezando por el escape de una chica zorro desde Marte hasta una nave habitada sólo por un robot, al cual debe convencer de dejarla con vida. El primer segmento es una típica historia de fantasmas oriental, con un viajero perdido que recala en un pueblo fantasma, donde se le pide que permanezca en convivencia con los demonios; es la que menos me gustó, pues el final es confuso.El segundo segmento nos muestra una road movie angustiante, con un conductor de camión que aterroriza y agrede a una pareja de novios que van por la carretera, quienes al final demuestran tanta sevicia como la de su agresor.La tercera historia es una muestra de ciencia ficción splatter en la que un robot en desuso clama por venganza contra la ama de casa que lo destripó.

Viaje al centro de la tierra 1988: Lo que empieza como una comedia de aventuras juvenil, se sumerge en una película de estetica cyberpunk low tech ochentera, con un guión inexistente e interpretaciones tan malas que uno se pregunta en qué estaban pensando sus realizadores, más cuando leo que se trata de una secuela.

The Limehouse Golem 2016: El asesino serial victoriano, de rancio abolengo en la tradición occidental desde Jack el Destripador, debería ser considerado un subgénero dentro del slasher.

Personas evisceradas con saña quirúrgica en los barrios pobres de un Londres neblinoso, ya de por sí es un gancho para los amantes del género negro con tintes de púrpura de sangre coagulada; pero además esta película nos introduce en todo un ambiente carnavalesco: los music hall del siglo XIX, especie de cines de barrio con producciones de serie B de la época.

Esta es una película de personajes, empezando por el inspector Kildare, interpretado por el inglés por excelencia Bill Nighy,quien arropa a su personaje de la incertidumbre de quien desea salvar una vida en contra de cumplir su deber; el contrapunto lo lleva Elizabeth, interpretada por Olivia Cooke, quien en un principio se nos presenta como una chica víctima de sus circunstancias, para luego enfocarse como una mujer de desiciones tajantes y carácter cortante; además de secundarios de lujo, entre ellos Aveline,una actriz enamorada del esposo de Elizabeth, interpretada por María Valverde, recordada por su papel de Fiamma en Cracks del 2009.

Estos dos personajes establecen un juego del gato y el ratón, en el que ambos se persiguen mutuamente, sin que al final ninguno de los dos consiga lo que quiere. Porque esta película, como es regla en este subgénero, contiene una vuelta de tuerca, imprescindible, no por vislumbrada menos asombrosa, que resulta en un desenlace devastador, tan destripante como el asesino que ha emborronado las calles de Limehouse con su historia.


Blackie the pirate, elcorsario negro: La película más aburrida de Terence Hill y Bud Spencer.


Tightrope 1984: Me da la impresión que una vez asentada la polvareda que significó la apertura sexual de finales de los sesenta y principios de los setenta, la sociedad estadounidense volvió a estigmatizar el sexo, degradandolo a actividad oscura y humillante.

Pienso en películas como Fear city de Abel Ferrara de 1984,  Cruising de William Friedkin de 1980 y esta Tightrope de 1984, que si bien no está dirigida por él, es una película de Clint Eastwood, no sólo por su protagonismo y por estar producida por Malpaso Productions, la empresa del viejo Clint, sino por la temática y la caracterización de los personajes: un putañero policía de homicidios de una oscura y calurosa Nueva Orleans, divorciado y padre de dos niñas, se ve involucrado con un asesino en serie que se especializa en las mujeres con las que el policía tiene vínculos en sus salidas nocturnas.

Todos los personajes, en especial el de Eastwood, tiene problemas para exteriorizar sus sentimientos, en un dialogo el interés romántico del protagonista le pregunta si tanto investigar crímenes sexuales no lo ha afectado y él responde:

-Me hizo tratar a mi mujer más tiernamente.

-Y ella como respondió?

-No quería ternura en su vida.

La persecución involucra por fin a la familia de Wes Block, cuando el asesino secuestra a la hija de éste, pero después de ser liberada, la niña no emite una queja, no llora, sino que permanece encerrada, tan dura como su padre, y en la siguiente escena en el hospital, Block está en la ventana, de espaldas a la habitación, en la que su ex mujer permanece silenciosa como un reproche.

Una película dura y sin concesiones.

 


Godfathers of canton: El cambio de registro en las producciones de la Shaw, no logró emocionarme como otras películas de esta productora. Una historia de gangsters que si bien tiene un guión sólido y cuenta con la participación de Gordon Liu como Lin Si Hai, no loogra el nivel dramático y acción de otras cintas de la Shaw Brothers.

Z for Zachariah 2015: Mis prejuicios contra el cine estadounidense muchas veces me llevan a perderme películas que merecen ser vistas, sea por el nombre del director o por el de los actores que en ella participan. Después del desastre para el Universo DC que implicó Suicide Squad, rematado este año con Justice League, no tenía buena impresión de Margot Robbie. Sin embargo en esta película, en la que la interpretación es crucial, pues sólo consta de tres personajes, Robbie hace una performance contenida pero profunda, pasando de una chica a la que el apocalipsis radioactivo ha dejado sola en el mundo, a una mujer que se sobrepone a su destino y lo afronta.  Chiwetel Ejiofor es un buen actor, pero sus gestos de hombre dolido y consumido por el pasado ya están muy vistos. El guión podría haber sido más sustancial, pero queda envuelto en una fotografía plácida que se deja llevar por la historia hasta un final abierto.

Le nouveau (2015) Una comedia de adolescentes francesa entretenida, pero intrascendente. Final feliz, por supuesto.

The master:Gao Jian es un alumno de la escuela de Shi Zhengzong Tormenta de truenos, que por casualidad salva la vida del peleador Jin Tianyun y éste, como pago le enseña sus técnicas, por lo cual el orgulloso Zhengzong lo repudia y lo expulsa de la escuela. Un año más tarde, la escuela es tomada por tres peleadores sin escrúpulos y el maestro es secuestrado junto a su familia. Gao Jian regresa, no sólo para liberar a su maestro, sino también para vengar la muerte de Jin Tianyun.


La torre oscura. Lo único que se me ocurre decir respecto a esta película, es que tanto productors, director y actores, han olvidado el rostro de su padre, de su madre y de paso el de Stephen King. Como adaptación de la saga de King, pésima. Como película de acción, pésima. 


What Happened to Monday.2017: Noomi Rapace es una de mis actrices de culto, desde que participara en la adaptación de la trilogía Millenium de  Stieg Larsson. En esta película,  nos encontramos con una distopía tecnocrática y fascista al uso, de las ya muchas veces vistas en el cine, con un ingrediente diferente: está siete veces protagonizada por Rapace, quien interpreta desde la nerd tecnológica, la ejecutiva adaptada al sistema, la punk, hasta la luchadora que entrega su vida después de llevarse varias más por el medio.La sopresa, Glenn Close a quien no veía desde hace mucho.Guión bien trabajado, escenarios logrados, que crean una sensación de encerramiento absoluto, con un final algo desconcertante.

From A Whisper To Scream 1987 Antología de historias de terror, que lo único relevante que tiene es que se trata de la última participación en cine del gran Vincent Price.


Blade of the immortal: gran película, pero a mi parecer le faltó algo más de emoción. Es una película fría como el acero, en la que importan más las cruentas batallas a espada que el desarrollo de los personajes, quienes sólo se definene por su capacidad de permanecer de pie después de un enfrentamiento, entre más cruento y sangriento, mejor.Soy adepto a las películas de samurái, pero con esta no acabé de conectar, aún cuando tiene un guión imponente y unas coreografías rápidas y afiladas como una katana samurái.