Las aburridas vidas de Mr Nobody.

 

En su relato El jardín de los senderos que se bifurcan, Borges nos plantea las vicisitudes de un novelista que sueña con presentar todas las líneas temporales de su personaje, obviando las decisiones que como creador de ficción debe escoger. Al final, su obra es un laberinto en la cual se extravían, no sólo el lector, sino la memoria misma del creador.

Por supuesto, Borges no necesitó de dos horas para contarnos tanto.

La película Mr Nobody parte de la premisa que su personaje principal, Nemo (un nombre revelador, tanto por el capitán de Verne como por el soñador de Winsor McCay), no se deja arrastrar por el sino humano de hacer elecciones que cambian nuestras vidas, sino que, un poco según la teoría del caos, decide afrontar todas las posibles elecciones de su vida, bifurcándo su tanscurrir en procura de minimizar el dolor, la pérdida y la ruptura, acompañantes insoslayables de dichas escogencias dentro de la trama de una vida humana.

El problema con esta película es que el guión se queda corto al momento de describir tal epopeya,  conviertiéndose en un palimsesto entre Los amantes del círculo polar y 2001 Odisea en el espacio, eso sí, como conviene a estas nuevas películas "trascendentales" con muchos efectos especiales, y pienso en dos muy parecidas: Love de William Eubank y Cloud Atlas.

Creo que lo mejor de la película es su reparto, el inefable Rhys Ifans en un secundario, Jared Leto intepretando personajes díficiles algo idos de la mente (Réquiem por un sueño), la solvente y encantadora Juno Temple; y algunas escenas "surrealistas" con algo de carga poética como los helicópteros depositando cuadrados de mar como si se tratara de cuadros de césped. Del resto, puedo decir que me pareció una cinta muy aburrida y con un metraje demasiado largo.