Facebook Twitter Google +1     Admin

The black hole 1979

The black hole 1979:

Imagino que después del éxito de La guerra de las Galaxias, Disney intentó subirse a la nave de la space opera, pero con un guión tan flojo y una ambientación tan pobre, esta película no alcanza ni siquiera a copia de la saga de George Lucas.

Empecemos por las actuaciones: con una interpretación tan pobre de Anthony Perkins, no es de extrañar que su carrera acabara más muerta que la madre de Norman Bates; Ernest Borgnine, un secundario efectivo, como siempre, pero nada más.

Los robots no tienen ningún carisma, y el resto del reparto, incluido el científico malvado que pretende atravesar un agujero negro, no transmiten ninguna emoción.

 

El guión es muy pobre, totalmente básico, y creo que con incongruencias científicas que no sé si deben a descuido o a la época en que se escribió.

 

El final es demasiado incongruente, una revisión carente de sustancia del final trascendente de 2001 Odisea en el espacio, en el que el científico loco se funde con su malvado robot y acaba en el infierno, para luego, como un ser de luz, continuar por un sendero celestial hacia la luz pletórica al final del túnel (¡¡¡¡¡¿?!!!!!!)

De no ser por la música de John Barry, esta película no transmitiría más que aburrimiento, porque incluso los efectos especiales generados por computadora, de los que según leo esta película fue pionera, no cumplen ninguna función en la historia excepto como telón de fondo de un drama sin interés.

Creo que lo más inquietante de esta cinta, son los humanoides vestidos de negro, con espejos en lugar de rostros, que pueblan una misteriosa y perdida nave llamada Cisne.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Journey to the Center of the Earth 1959

Journey to the Center of the Earth 1959:

Al igual que muchos otros clásicos de la literatura, Alicia en el país de las maravillas, El mago de Oz, etc, mi primer acercamiento a Julio Verne fue a través del cine, o más exactamente, de la televisión.

Recuerdo haber visto esta película cuando era niño, pero no precisaba todos los detalles.

 

El guión contiene muchas variaciones en cuánto a la novela original, pero no demerita el tema central que es el viaje al centro del globo por parte de un geológo y su pupilo. Los personajes difieren en comparación con el libro de Verne, por ejemplo en el caracter del porfesor Lidenbrok, la relación entre éste y su joven alumno Alec, la inclusión de un antagonista, el egoísta Conde Saknussem y un interés romántico, la impresionante viuda Carla, interpretada por Arlene Dahl.

Pero en general, la interacción entre todos funciona, haciendo que la trama avance, más allá de un simple descenso a unas cavernas de cartón piedra.

Porque en este punto la película acierta del todo, la ambientación es espectacular, el paisaje obliga a los personajes a actuar, pero también ofrece un telón de fondo increíble contra el que se inscribe la historia que se nos narra.

 

Los efectos especiales son muy de la época: miniaturas que ofrecen dinamismo a las escenas de desatres naturales y lagartos e iguanas engrandecidos, que ofrecen más realismo que las animaciones stop-motion.

 

Más que por el sentimentalismo que pueda abrigar por esta cinta, considero que es un clásico total, imperecedero y de una frescura que permite disfrutarla con la misma emoción que hace tantos años.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Miniserie The stand.

The stand.1994. 

 

El nombre de Mick Garris ha quedado relacionado, para los fanáticos del cine de terror, a la serie Master of Horror. Pero ya desde tiempo atrás, Garris nos sorprendía con su aproximación al universo de Stephen King, del cual parece ser muy adepto, a través de la recreación de El Resplandor.

Muchos años antes de conocer la adaptación fílmica de Kubrick, esta miniserie junto a It, Eso, fue mi primera aproximación a la obra del escritor de Maine.

Atreverse a recrear la historia, después de la majestuosa monstruosidad creada por Kubrick, era un reto del que Garris sale avante adhiriéndose más a la obra original.

Pero antes de El Resplandor, Garris había probado sus armas con la serie The Stand, basada en la novela homónima y protagonizada por ese buen actor, aunque de carrera algo errática, que es Gary Sinise, en compañía de una Molly Ringwald bastante regular en su interpretación, Rob Lowe que más tarde haría parte de Salem´s Lot, y Jamey Sheridan, el cap de Eames y Goren en La ley y el orden, intento criminal.

En cuanto al guión, es bastante fiel a la novela en términos generales, y ofrece los mismos vacíos que el libro. King es capaz de crear personajes creíbles, humanos, pero hace tan largo el periplo de sus protagonistas que diluye el destino que les tiene preparado, y al final cierra sus historias de manera bastante apresurada, de manera que los lectores siempre quedamos pensando que se nos debe algo, que esperabamos más pues la promesa había sido bastante alta y demasiado alargada.

 

En este caso, Randall Flagg, uno de los villanos más imponentes del universo de King, aparece como protagonista central, recordemos que en La Torre Oscura es uno más de los sirvientes del Rey Carmesí, y sin embargo uno siente que no se alcanza todo el potencial del personajes, y esta sensación es avivada en la saga de La Torre Oscura cuando Flagg por fin es derrotado. En la serie, el personaje es recreado de forma bastante fiel, las botas, los pines, ese aire de elegante malignidad, aunque a diferencia del libro, en la serie no se deja del todo claro si Flagg consigue escapar de Las Vegas.

Igual pasa con el resto de personajes y con la trama en general, si bien es fiel a la novela, no alcanza un punto máximo de suspenso, sino que se va encadenando con altibajos hasta un final sin emoción.

No hay comentarios. Comentar. Más...



Archivos

Enlaces

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next