Liga de la Justicia Oscura

Después de la decepcionante serie de Costantine, ver al personaje tomándo su lugar en el universo DC es un alivio; aunque extrañamos al Constantine más pulp, esta versión es mejor que la presentada en la serie, vemos a Constantine más como líder, poniendo en juego todas sus habilidades para manejar el lado más sombrío de 
la magia, sin darse por vencido, pero sin abandonar esa ironía que tanto caracteriza al personaje.

Pues si bien es Batman quien reune al equipo, formado por Zatana, Jason Blood y 
el Demonio Etrigan, Deadman y una aparición de La Cosa del Pantano, es Constantine quien consigue cohesionar al equipo, pasando por alto todas las diferencias que ha tenido con ellos en el pasado.

Dirigida por el experimentado Jay Oliva, director de  Batman: The Dark Knight Returns y Justice League: The Flashpoint Paradox, el guión es predecible pero no aburrido y la animación profesional sin excesos, Warner no corre riesgos a la hora de animar, con buen manejo de la dinamica de los personajes y la acción.

 

 

Teen TitansThe Judas Contract

Nunca he sido muy cercano a los Teen Titans, ni a la serie de Glen Murakami y su consabida película, ni a esta nueva encarnación que tuvo su primera aparición en la anterior Justice League vs. Teen Titans.

En la mencionada serie, el estilo de comedia infantil nunca acabó por engancharme, mientras que  estas dos películas pulsan por ser una especia de Clase de Beverly Hills con superhéroes, y caen en todos los tópicos de series adolescentes y juveniles.

Los guiones resultan planos y aburridos, con algunas concesiones a la líbido adolescente como las heroínas ligeras de ropa o besos apasionados, el liderazgo de Robin o Nightwing siempre resulta forzado y la animación, aunque  bien hecha y muy pulcra, no pretende ir más allá de ser el vehículo para contar una historia sin ningún tipo de atractivo.