The stand.1994. 

 

El nombre de Mick Garris ha quedado relacionado, para los fanáticos del cine de terror, a la serie Master of Horror. Pero ya desde tiempo atrás, Garris nos sorprendía con su aproximación al universo de Stephen King, del cual parece ser muy adepto, a través de la recreación de El Resplandor.

Muchos años antes de conocer la adaptación fílmica de Kubrick, esta miniserie junto a It, Eso, fue mi primera aproximación a la obra del escritor de Maine.

Atreverse a recrear la historia, después de la majestuosa monstruosidad creada por Kubrick, era un reto del que Garris sale avante adhiriéndose más a la obra original.

Pero antes de El Resplandor, Garris había probado sus armas con la serie The Stand, basada en la novela homónima y protagonizada por ese buen actor, aunque de carrera algo errática, que es Gary Sinise, en compañía de una Molly Ringwald bastante regular en su interpretación, Rob Lowe que más tarde haría parte de Salem´s Lot, y Jamey Sheridan, el cap de Eames y Goren en La ley y el orden, intento criminal.

En cuanto al guión, es bastante fiel a la novela en términos generales, y ofrece los mismos vacíos que el libro. King es capaz de crear personajes creíbles, humanos, pero hace tan largo el periplo de sus protagonistas que diluye el destino que les tiene preparado, y al final cierra sus historias de manera bastante apresurada, de manera que los lectores siempre quedamos pensando que se nos debe algo, que esperabamos más pues la promesa había sido bastante alta y demasiado alargada.

 

En este caso, Randall Flagg, uno de los villanos más imponentes del universo de King, aparece como protagonista central, recordemos que en La Torre Oscura es uno más de los sirvientes del Rey Carmesí, y sin embargo uno siente que no se alcanza todo el potencial del personajes, y esta sensación es avivada en la saga de La Torre Oscura cuando Flagg por fin es derrotado. En la serie, el personaje es recreado de forma bastante fiel, las botas, los pines, ese aire de elegante malignidad, aunque a diferencia del libro, en la serie no se deja del todo claro si Flagg consigue escapar de Las Vegas.

Igual pasa con el resto de personajes y con la trama en general, si bien es fiel a la novela, no alcanza un punto máximo de suspenso, sino que se va encadenando con altibajos hasta un final sin emoción.