Desconozco el material literario en que esta basada la serie Riverworld, de manera que no puedo opinar que tan fiel o no ha sido esta adaptación a la saga original, viendome obligado a juzgar sólo el material filmado; lo primero que me llamó la atención de esta serie fue su condición de historia trunca, revisando en internet me entero que se trataba del piloto creado para SyFy, cuya continuidad dependía del rating, pero me pregunto cómo pretendian convertir en serie una historia tan plana y por momentos aburrida como esta, con un guión que no engancha, que no crea suspenso, y unos personajes silueteados de la manera más burda; ni siquiera el supuesto planeta río crea la menor inquietud en el espectador y por supuesto las premisas sobre las que se construye la historia, no sólo no son resueltas sino que además resultan muy endebles: la tierra ha sido destruida y una raza superior resucita seres humanos en otro planeta.

Si debiera basarme en esta miniserie para lanzar un juicio sobre los libros de Philip J Farmer, no me acercaría a esta saga ni aburrido.

Por el contrario, sí he leído el tecno thriller sobre el cual se basa la miniserie The Andromeda Strain y puedo decir que es una historia entretenida y correctamente narrada, que el film clásico de 1971 respeta casi en su totalidad, no así esta nueva adaptación que busca imprimirle más suspenso a base de crear más preguntas acerca del virus, su origen y las consecuencias de su exposición, en medio de un ambiente de conspiraciones gubernamentales, que lo único que logra es que el espectador se pierda por momentos entre tantas ramificaciones de la historia central, la cual se enfoca en un grupo de científicos, cada cual con sus problemas que a mí como espectador no me parecieron nada interesantes, enfrentados a un virus de origen desconocido pero de efectiva mortalidad que ha llamado la atención de la milicia, la prensa y oscuros intereses dentro de la Casa Blanca... como digo, complicaron demasiado el guión original para nada, porque los personajes no crean ligazón con el televidente, el trhiller no supera en nada otras películas de conspiraciones científicas con posible fin del mundo que hayamos visto antes, el suspenso se esparce como el virus pero no inocula y el final abierto, en espera que el rating hiciera redituable una continuación, no permiten crear un clímax a la historia.