Ultimamente estoy leyendo muchas novelas gráficas y cómics, la mayoría sacados de Comicalt.

Voy dejando las que me he leído hasta ahora:

 

 

Paquidermo de Frederik Peeters: una historia "surreal", en la que una aparente historia sobre espionaje es la excusa para el reencuentro de una mujer madura consigo misma, sus ambiciones de juventud y su sexualidad, narrada en un laberinto twinpeaknesco con un dibujo impresionante, que es lo que más me ha llamado la atención de este libro.

 

Mamohtobo: con guión de Nancy Peña y dibujo a cargo de Gabriel Schemoul. Esta novela sorprende por su parte gráfica, con un colorido diseño de personajes y escenarios, y por una historia enmarcada en el realismo mágico.

 

El fin del mundo: con guión de Pierre Wazem y dibujo de Tom Tirabosco, la parte gráfica me ha gustado mucho por mi afinidad personal con el color azul pero el diseño de los personajes no se sale de lo ordinario, lo que no quiere decir que sea malo; la historia trata de una chica deprimida en busca de sí misma en pleno fin del mundo y con ayuda de, nada más y nada menos, que la  muerte y un gato.

 

Skim: el guión corre a cargo de Mariko Tamaki y el dibujo es de Jillian Tamaki. Tener 16 años y sentirse deprimido puede parecer un tópico demasiado utilizado en relatos sobre adolescentes, pero en este caso las autoras logran contar una historia que no es para nada aburrida sobre un grupo de chicas de bachillerato, que rompen con los moldes asociados a la popularidad y se inician en la madurez a través de la perdida y el reconocimiento.

 

Dime Oscuro:Una relación puede ser, en ocasiones, un verdadero descenso al infierno, y si es en las cloacas de Londres, donde debes sumergirte para rescatar a tu amada de un misterioso culto demoníaco, puede convertirse en una pesadilla. Con un apartado gráfico que bordea el expresionismo, este relato, al principio un poco confuso, termina por ser de rápida lectura.

 

El Misterio Religioso: Guionizado por Grant Morrison e ilustrado por Jon J Muth (ganador de un premio Eisner por este trabajo en 1995), El Misterio Religioso es uno de esos trabajos personales en los que se embarcan muchas veces guionistas reconocidos del medio, y aunque visulamente me pareció impactante, la historia -y sus posibles múltiples interpretaciones- intenta ser tan personal que se torna algo confusa, lastrándo un buen material.

 

Ice Haven de Daniel Clowes: Empecé a escuchar de Clowes mediados de la decada de los dos mil, como el nuevo Crumb, lo cual hoy en día me parece inexacto pues el estilo y las temáticas de ambos no podían ser más dísimiles. Una vez descubierta la película Ghost world intenté acercarme a la obra de Clowes con resultados agridulces, no lograba conectar con las historias, gráficamente ese feísmo en sus dibujos no me gustaba y ese aire de escritor de culto para posmodernos no me lo hacía fácil. Sin embargo, en esta Ice Haven por fin le he encontrado el chiste, personajes feos y triviales pero atravesados de una incontestable humanidad con los que uno se puede identificar, en un pueblo-ciudad pequeña en la que se cumple aquella máxima sartreana de El infierno son los otros.

 

Píldoras azules: Esta novela gráfica de Frederic Peeters, cuenta la historia de amor entre Cati y Fred, una pareja como cualquier otra con la única diferencia que ella y su hijo, fruto de un matrimonio anterior, son portadores del VIH, situación que condiciona no sólo las circunstancias de sus vidas, sino también sus sentimientos. Narrada con humor y desparpajo, sin caer en el sarcasmo, con ternura sin autocompasión, con un grafismo cómico pero no caricaturesco, es una historia íntima y pletórica, totalmente contraria a la surrealista Paquidermo del mismo autor.

PD 2015:

Resubo todos los archivos y agrego otras novelas que he ido leyendo.